martes, marzo 18, 2008

Poesía en Quequén

Por Juan Manuel Alegre
http://www.leedor.com/

La poesía en esta posmodernidad es como un amuleto extravagante sobre la que todo el mundo habla o no. Y los poetas una especie en peligro. Los días 16 y 17 de febrero mas de 45 poetas se reunieron en Quequén, Provincia de Buenos Aires, en un Encuentro frente al océano,

Quequén, Poesía: Playa o Faro.

No tienen santo y seña. Los poetas están ahí como testigos, como gestores, mediadores, sin servidumbres ni con altanerías.Eso pensaba cuando recibí la invitación para ir al encuentro de poetas en Quequén por parte de la inefable Marina S.
Los días 16 y 17 de febrero, frente al océano, mas de 45 poetas leyeron, otros entonaron y los menos cantaron, sus creaciones a las personas que salían del agua fría buscando el abrazo del sol, a los que se miraban de reojo y se decían todo, a los que tomaban mate, a los que leían, a los que compartían, a los que no se animaron a mostrar lo suyo. Vacaciones. Gente de vacaciones.Entonces un poema puede llevarte a conocer ese universo de acciones subjetivas, como rampas hacia el mundo de la vida misma. Como radares que captan lo que nadie ve por ser tan sencillo o porque está absolutamente naturalizado en nuestra cotidianeidad.O sea que el poeta es un mirador de la realidad, no es un profeta ni un mesías. La poesía en esta posmodernidad es como un amuleto extravagante sobre la que todo el mundo habla o no. Y los poetas una especie en peligro.
Estuvieron el provocador Daniel Freidenberg, la hipnotizadora Graciela Chela y Daniel Chirón, como un rayo.
Hubo otros y otras. Entretejieron palabras, enhebraron imágenes. Como una fuente llena de frutas que había que saborear: algunos de mucho color y sabor amargo, otros con una pelusa que engañaba porque adentro eran pura miel, otros con la fealdad de los tubérculos pero gratos en el paladar.La poesía es más que un sabor. Pero es tan intangible como eso que queda y que se recuerda porque para eso estuvo. Lo otro es olvidable. Como una naranja o una manzana en un licuado multifrutal.En un intento por trascender la mirada del frutero, entre lo visto, lo representado y lo escuchado. Se pueden pensar algunas categorías para explicar un poco más el alma del evento. Pura subjetividad, sino no podría.

...sigue.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿quién es gracciela Chela?

Anónimo dijo...

Che, qué de boludeces que hay que oír, por Dios...

Anónimo dijo...

Ché, Graciela es Chela? Ja, ja, já. Qué hermosa rima!

Anónimo dijo...

¿Daniel Freidemberg provocador?
¿Chirom como un rayo?

Debe haber sido otra lectura...

defensoradepobresyausentes dijo...

¿quién sos?
qué mala onda
anónimo....no muy valiente