viernes, septiembre 14, 2007

¿Hay un poeta en el colectivo?


Anoche tomamos el 59, era cerca de las 12. Roma se ocupaba del tedioso asunto de las moneditas -dos de 1,25- mientras yo buscaba asientos dobles, había varios desocupados. Uno, dos, tres pasos, ehhh-stop, un olor a pis viejo, condensado, gatuno, como tiro de itaca en el mirtiforme me cierra las narinas, se arremolina en mi garganta y me penetra hasta la cresta de Galli. ¡Por favor, Santo Señor! Retrocedo hasta el primer asiento. ¿Por qué no vamos más atrás? Mmmm, es que hay… Cada vez que el cole frenaba, brrrrrrrrrú, para adelante la “baranda”, y la gente cambiando de lugar, nerviosa, tapándose la nariz, bajando por la puerta delantera. Romana dice que si el chofer fuera inteligente pararía ahí, donde está la policía, y pediría que lo bajen… porque todos pagamos el boleto. El hacedor de olores habla solo, apesta, juega con sus movimientos estereotipados al sin sentido, aparente. “Se parece a alguien, ¿no?”. Y, sí, hay tantos poetas locos, bipo y que huelen mal. Nada especial, bueno, nada diferente de lo habitual.

Extra: Uno de los pasajeros se sentó junto a nosotras. Al subir nos miró un poco raro, pensó que aquella “fragancia” era de nuestra autoría, y nosotras con cara de “yo no fui”. Resultó evidente su error. Se llamaba Damián, fotógrafo, músico de tres bandas y diseñador gráfico. Tenía un teléfono muy moderno donde nos hizo escuchar una de sus canciones a todo vapor. Nos gustó la música y le dimos el mail. Llevaba una remera negra con un dibujo en la espalda, una mujer arrodillada y en bolas.

11 comentarios:

Debatamos dijo...

Es cierto, a veces hay situaciones de ese tipo que son muy violentas. El hedor, la cercanía de uno con el hedoroso, la falta de inteligencia de algunos colectiveros. Y si.

la otra pasajera dijo...

¿Y nuestro nuevo amigo Damián? El chico que sufrió el hedor junto a nosotras y después nos mostró sus temas en un modernísimo teléfono celular...

m dijo...

ahh, tenés razón, me olvidé de Damián..

chino black dijo...

Roman, besos para ti y alejate de los olores, no se si decir lo mismo de aquellos quienes con un celulares top reproducen musica con la que impresionan niñitas con la mente embotada a causa del hedor....

priscilla dijo...

¿estaba bueno el músico?

Anónimo dijo...

cuanta intolerancia y fachismo! Desde cuando se pretende que a alguien lo encierren por emanar olores nauseabundos ? Seguro alguno de ustedes serían reincidentes en la Comisaría mas cercana...y todo este relato ilustrado con una foto de Bush y asociados !! puajjjj

Anónimo dijo...

loco, no tienen para un taxi???

La karen dijo...

Para mi, que la historia es así:
Se empedaron en lo de Silvestri, se pagaron unos chongos para el buen humor, pasaron por la rula y se aderezaron con alguna cosita, entonces no les quedó encima ni una moneda, y el olor era ciertamente producto de sus emanaciones post-etílicas. y bush, bueno... ese se caga en todo.

isolina te abre los centros dijo...

che, ustedes que se hacen amigas de cualquier damián que pasa, el coso ese que nos vendió los discos el otro día en io ti amasso es retrucho, uno no me anda bien...sigan, sigan acogiendo a cualquiera en su corazón...

debatamos dijo...

El primer anónimo tiene razón. Ay de mí cuando me asalta el fachor!..qué ascor..

marina dijo...

hubieras venido con nosotras Iso,la pasamos bomba, bombón