miércoles, diciembre 24, 2008

Navidad, Navidad

La partera de Jerusalén



III 1. Y la anciana, acompañada de José, llegó a la caverna, cuando el sol se había puesto ya. Y penetraron en la caverna, y vieron que todo faltaba allí, pero que el recinto estaba alumbrado por luces más bellas que las de todos los candelabros y las de todas las lámparas, y más intensas que la claridad del sol. Y el niño, a quien María había envuelto en pañales, mamaba la leche de su madre. Y, cuando ésta acabó de darle le pecho, lo depositó en el pesebre que en la caverna había.


2. Y la anciana dijo a Santa María: ¿Eres la madre de este recién nacido? Y Santa María dijo: Sí. Y la anciana dijo: No te pareces a (las demás) hijas de Eva. Y Santa María dijo: Como mi hijo es incomparable entre los niños, así su madre es incomparable entre las mujeres... Y la anciana respondió en estos términos: Oh, señora, yo vine sin segunda intención, para obtener una recompensa. Nuestra Señora Santa María le dijo: Pon tu mano sobre el niño. Y ella la puso, y al punto quedó curada. Y salió diciendo: Seré la esclava y la sierva de este niño durante todos los días de mi vida.

de "EL EVANGELIO ÁRABE DE LA INFANCIA"



Sigamos Enamoradas les desea a todos:
amados, no-conocidos, lectores, poetas, recolectores, aficionados al aeromodelismo, ex-fanáticos de las radiollamadas, recordados, amigos, emprendedores, cristianos, compañeros de duelo, derrotados, soñadores, dulces, dedicados,vagos, y demás amores...


Feliz Navidad

y no se olviden: Navidad no es una despedida de soltero, ni una tortura.

1 comentario:

maría magdalena dijo...

Sin saber con exactitud en cuál de las categorías antedichas me encuentro (y probablemente prefiriendo ignorarlo), retribuyo el saludo navideño desde Montevideo.
Un abrazo.