domingo, diciembre 03, 2006

Un poema de Jorge Aulicino



Flamingo Hilton

Elevadas las rosas, secas las paredes.
Los pasos apurados por las habitaciones.
El celofán guardado en los placares.
Ahora, como si patearas masas de cables viejos en la calle,
exigirías respuestas a los problemas manufacturados
con que te engañaste a lo largo de muchos años.
Banalidad en la historia íntima de cada casa actual.
Y de todas las casas ya desaparecidas: los regalos,
las enfermedades, las cenas, los patios, las cortinas.
Las rosas son elevadas, las paredes son secas
-mueren después, duran años con sus manchas,
pero no tienen el color de la rosa y su enervante delicadeza.
Rosas o flamencos en las grandes mañanas
señalan un itinerario en el que nadie se confunde.
Esto es rojo, aquello es rosa, la materia es tenue.

8 comentarios:

Lila Magritte dijo...

Sabiduría en la poesía. Bueno, una especie de crónica-poética y un yo acuso.

Me gusta mucho.

Anónimo dijo...

Los pitufos también escriben poesìa.

Anónimo dijo...

Date a conocer, malintencionado anónimo. gente como vos no es bien recibida en ninguna parte.

Romana dijo...

Pasemos un domingo en paz, por favor.

Lila Magritte dijo...

Buenos días Romana, tengo a Susy, guaraní-español, en mi blog.

Poesía, Poesía y más Poesía.

Hombrecitas Beodas dijo...

Sim Poético
cuentos + poemas + música + personajes

Miércoles 6 de diciembre

Lectura

Natalia Filippini

Guadalupe Muro

Paula Oyarzábal

Música: Luciano Cossettini

Librería Fedro

– Carlos Calvo 578 –

20:30 – Puntual -

Barbra S. dijo...

Volvieron las nochecitas en la terraza!!!!

Romana dijo...

Qué extraño