viernes, noviembre 17, 2006

Lobo etíope

Cuando una dice: "un-poeta-de-la-re-puta-madre",
en realidad quiere decir: "Jorge Esquinca, México, 1957".

Canis simensis

En mi vida pasada fui un lobo etíope.
Me gustaba despertar temprano, con el aire
frío de la meseta calándome los huesos.
Luego, entre la neblina, reunirme con la manada,
lamernos, olfatearnos, entrechocar
las patas, los colmillos y ladrar en señal
de reconocimiento. Una ceremonia
matutina que repetimos desde siglos,
tal como los abuelos que caminaron
los glaciares y llegaron por las áridas
estepas de Eurasia. Mi pelambre era rojiza,
como la pradera. Una mancha blanca lucía
en mi pecho y brillaba por la noche.
Me gustaba trepar los peñascos,
otear la meseta y marcar con mi orina
los bordes de nuestro territorio. Tumbarme
al sol y rascarme las orejas. Cazábamos
a solas, esas ratas gordas que viven bajo tierra.
Muy pronto aprendí a despabilar el oído,
a inclinar la cabeza de un lado a otro
para escucharlas en sus túneles. Podía
adivinar el momento de su salida. Era veloz
y mis mandíbulas certeras. Quise a una hembra
de ojos intensos. Pero la regla dicta que ellas,
a su hora, dejen la manada y busquen
compañía entre los machos de otra grey.
Fuimos siempre pocos. Nos diezmaba
el mal de una sed que no se sacia.
Aún hoy me asalta el sabor ácido
y la falta de aire me arranca del sueño
con su garra. En realidad son escasas
las noticias que tengo de mi vida pasada.
Llegan de pronto, como un ladrido lejano.
Soy este hombre que reúne palabras
a mitad de una noche en la que tú no estás.

Jorge Esquinca

22 comentarios:

Mori dijo...

Wow, qué poema. Quiero leer más de él.

Ana L. dijo...

Qué bueno hubiera sido escucharlo en las lecturas del San Martín por ejemplo, donde la poesía mexicana no estuvo tan bien representada como debiera... a ver si le hacemos llegar este buen material a Muxica para la próxima, y lo tenemos en Buenos Aires...

Romana dijo...

¿Quieren más? Quizás venga a Buenos Aires a fin de año.
¿Quieren más? Su último libro, "Uccello", es un sueño de increíble. Y habría que decirle a Muxica, Anita, sí, tenés razón.

PD: ¿martes? ¿Taller? ¿Quilmes Imperial?

Anónimo dijo...

Yo no se que me han hecho tus ojos...

Ana L dijo...

Si, martes Taller!!

Quiero ese libro... pero acá no se distribuye, verdad?. Habría que hablar con María y traer vos o él (si finalmente viene) algunos ejemplares...

Besos matinales y somnolientos a Morita, a Romix y a los anónimos

anonima dijo...

Qué poema y qué ojazos!!!!
Tráiganlo a Baires!

Anónima Veneciana dijo...

Esquinca, que animal print! si estás ahí, mostrá tus garras.

Kari dijo...

Hola chicas!, hola Ana!!! que pasó que aparecieron todas hoy? ja ja.
besos a todas, las quiero.

Lila Magritte dijo...

Buenísimo, un poema genial. Nada que agregar con estos mexicanos de raíces potentes.

Missia pepa dijo...

¡Aparece un lobo y venimos todas!
Felicitaciones al etíope brutal, y cuando quiera le dedico una noche para que no esté solito.

Romana dijo...

Como diría Yupanqui:
El poema es muy mío,
los ojitos son ajenos...

Hola Liliña, Anita, Kari, Mori, Anónimos/as, buen día de viento y gris.

Ana L dijo...

JUA JUA, es cierto, cuán convocante es el despliegue maculino

Ojos prometedores los de nuestro sabuezo trepador de peñascos, ávido de aire...

Abrazos poéticos para él

Festejos por la noche romana

Y besos a Kary, diosa primaveral

Anónimo dijo...

Adelante con este George Clooney de la poesía!!!!!!
Hay que importar mexicanos por lo que se ve.

Romana dijo...

Órale, Anita, qué inspiración con el Esquinca.
¿Será lobo o corderito?
Mezcla de los dos, como el mezcal que tomamos en medio de un López tinto: estrellitas palermitanas, puro amor.

Martes ¡sí! No te cases ni te embarques.

Anónimo dijo...

TITULOS DE LIBROS Y EDITORIALES POR FAVOR

Romana dijo...

¡A googlearlo se ha dicho!
Es famoso, joven, guapo, inteligente, sensible, talentoso. Lo demás lo puede decir internet.

Lila Magritte dijo...

Se nota el impacto que causó en ti el poeta. Hay que reconocer sí que es bueno. Como poeta.

Vitoria dijo...

Estoy deseando leerlo y no por vuestros comentarios sino por las 3 lineas que pude leer hasta ahora antes de que JB me interrumpiera

Vitoria dijo...

Estoy deseando leerlo y no por vuestros comentarios sino por las 3 lineas que pude leer hasta ahora antes de que JB me interrumpiera

Anónimo dijo...

cuidado, porteñas, un mexicano nunca pierde, y si pierde, arrebata.

vitoria dijo...

Salio dos veces,perdón. Fue un error. No soy tan pesada como para repetirme

Missia pepa dijo...

En Buenos Aires estamos acostumbrados a los robos, que venga a robarme el mexicanito, me dejo sin llave ni alarma.