viernes, diciembre 14, 2007

Hoy, hoy, hoy

El Ventanazo!!!
Hoy, es hoy. Leen José María Brindisi, Julián Lopez y canta Darío Cataife, o sea estos muchachos que están abajo:


Ah, la pipeta!!!





12 comentarios:

Caro E dijo...

Me hubiese encantado ir, pero: mucho trabajo -me quedé desgrabando una entrevista hasta las 12...-un niño con sueño que no quería dormir y el pelo en un estado deprimente me impdidieron estar.

M S dijo...

No te preocupes Caro, había una banda de gente... y un cantante muyyyy joven. jajaja

Anónimo dijo...

falta una foto de kevin spacey ahí...

El peludo envidioso dijo...

Señoritas Editoras de Sigamos Enamoradas

¿A esto le llaman ustedes poesía?

El ejemplo de mala poesía que copio abajo pertenece a la inspiración del señor José María Brindisi y que he levantado de otro blog llamado "Poemas Inmortales" (https://www.poesiainmortal.com/blogspot).

El poema en cuestión se titula "Si yo fuera mariposa", y dice:


Si yo fuera mariposa sería libre,
Porque las mariposas son libres.

Volaría de flor en flor,
Para embriagarme en su olor,
O Saltaría de rama en rama
Sin miedo de caerme de la cama
(O iría picoteando de fruto en fruto
lo que venga primero, no soy bruto).

Cantaría alegre como un ave de silvestre arrullo
Una torcaz del monte perdida en el barullo,
O una cigarra de aserrado caramillo,
Oculta tras una planta de aromático tomillo.

Pero ay, no tengo alas, no soy mariposa
Para volar de clavel en clavel, de rosa en rosa.
Me siento tan rídiculo
Como un automovilista sin vehículo.

Oh mundo cruel, triste agujero
Que me retienes prisionero
Redondo y obtuso como un cero.



Fíjesen ustedes la pobreza alegórica, las imágenes vulgares con que pretende simbolizar el vuelo de la imaginación (o la elevación del alma que quiere liberarse de la tiranía de la materia, tema gnóstico si los hay), repárese en el ritmo chabacano de la rima (flor/ olor); (fruto/ bruto); (primero/ agujero/ prisionero/ cero); (jilguerillo/ caramillo/ tomillo; ridículo/ vehículo), (mariposa/ rosa); etc.

¿Lo de las mariposas son libres es una alusión a Susana Giménez? ¿Quién se cree? ¿Rodolfo Bebán?

Solo les doy estas pautas mínimas para que los amables lectores del blog juzguen por su propia cuenta.

Sabiendo que les espera, pueden decidir libremente si ir o no ir a una próxima lectura de sus poemas.

¿Además por qué adopta ese aire de pelado camp a lo Michel Foucault?

El peludo envidioso dijo...

De nuevo yo, pero ahora picado por una duda cruel. ¿Estan seguras que el de la foto es José María Brindisi? A mi me parece que es la Brujita Verón

La Karen dijo...

jajaja, lo que pasa es que los pelados traen suerte.
y los enanos, ni hablar!!!

Anónimo dijo...

Estimado Peludo Envidios: Brindisi no asistió como poeta ni leyó poesía. Que yo sepa sólo tiene publicada narrativa. ¿Leyó "Permanece oro", "Frenesí"? No le de tanta bola a los blogs, ese poema quizá lo escribió su sobrinita, porque algunos blogs tienen esa impronta.

Anónimo dijo...

JA!!!!!!!!!! saltó Brindisi!!!!!
que no se haga el anónimo

El peludo envidioso dijo...

Señor Anónimo

Perdone que ponga en duda su anónima autoridad. Veo que usted desconoce por completo la poesía brindisiana. Y no lo culpo. Poquísimos somos los sufridos conocedores de la obra poética de Brindisi. ¿Podemos llamarle poeta? No. Sugiero poetastro. Pero señalemos algo a su favor: sus poemas, aunque pésimamente compuestos, son muy imaginativos. Es de leal lector reconocer lo positivo en un autor.

El poema que copio abajo (Bah, en realidad dos cuartetas) las escribió Brindisi en un descanso (no sé de qué si nunca hace nada), luego de varias horas de ensayo (interminables porque incluso cuando actúa parece que siguiera ensayando) con su grupo musical (si puede llamarse música a esa sonora mezcolanza que hacen). Este poema estuvo pensado como letra para un tema musical con que pensó revolucionar el alicaído panorama musical argentino. Es parte de una obra más ambiciosa, una suerte de suite vanguardista en la que eclécticamente se fusionaban varios estilos disímiles (rock, jazz, milonga, texmex, hip hop, polca, chamamé, chacarera, cumbia villera y lambada), que iba a denominarse, fastuosamente, Contemplatio Mundi (mero exhibicionismo brindisiano porque aquí, entre nos, Brindisi no sabe escribir en castellano, mucho menos en latín, tampoco la pavada de pedirle a Brindisi que escriba como Horacio, Virgilio o Dante Alighieri).

Invadido de no se sabe qué súbito estremecimiento telúrico, aquí Brindisi pretende rendir un sentido (eso sí, es muy sentimental), homenaje poético a la madre tierra (Gaia o Pachamama), en un arranque lírico emulador de Guillermo Vilas y Sergio Víctor Palma. Ambos poetas deportistas son sus influencias literarias más reconocidas y acusadas.

Es cierto que él ha reconocido, en un reportaje, que la escritora que cambió su visión de la vida y la literatura es Poldy Bird, y esto se puede ver claramente en Frenesí, donde se detectan profundas imporontas de la narradora entrerriana; si no me cree, señor anónimo, haga usted mismo un cotejo con la saga de Cuentos para Verónica y usted mismo notará las visibles afinidades.

Claro que Julia Prilutzky Farny figura entre sus poetisas de culto. Es que Brindisi lee mucha filosofía, su autor preferido es José Narosky, un pensador nacional que él admira rendidamente. Considera que sus aforismos son grajeas de sabiduría universal que superan a esas "meras apostillas" a Narosky (Brindisi dixit) escritas por Nietzsche y Cioran. Pero vayamos a Contemplatio Mundi y dice así:


Me gusta yacer en la hierba, despatarrado
Retozando feliz como potrillo desamarrado,
Ventilar mi cuerpo gentil recién depilado
Airear mi azotea reluciente cual piso encerado.

Oteo el horizonte y, oh, me distraigo por nada
Al ver volar feliz una mariposa, morfo una empanada
Mientras la tarde se pianta lenta tras el horizonte
Mi mente se calma al ver venir a mi rubio mastodonte.


¿Va a negar que estas cuartetas son de Brindisi? Pregúntele a él mismo a ver si se atreve a negarlo. A mi no me cabe duda que es obra de Brindisi porque en estas cuartetas pueden observarse ya ciertas constantes en su lírica. Fijese la llamativa recurrencia temática de la mariposa, la rima vulgar, insistente y machacona (arrado/arrado, lado/rado); el imprevisto lunfardismo (morfo en vez de merendo, como o almuerzo una empanada, cualquier opción era válida; pianta lenta, en lugar de pasa lenta o se va lenta; quizás se acordó del tango que dice "se me pianta un lagrimón"), el pesado encabalgamiento (no usa la coma ni aunque lo maten). Además, note señor anónimo la torpe metáfora lunfarda (azotea) para significar su cabeza calva, a la que compara con un piso encerado. ¿Podría hablarse de cierto orgullo narcisista en Brindisi?. Este orgullo por su calva, de la cual ha dicho que era "más brillante que un sol de domingo reflejándose en las plateadas aguas del Río de La Plata" (el pobre no se enteró de que es el río color león) y ha dicho también que su rotunda cabeza era tan perfecta como una esfera pitagórica, ¿no es narcismo?. Dejo abierto sendos interrogantes a su docta y anónima autoridad

El peludo envidioso dijo...

Para aquellos que estén deseosos de conocer la poesía camp (en realidad, lindante entre lo camp y lo kitsch) de Brindisi, aquí les dejo otro de sus poemas. Es evidente la intención del bardo (¿o burdo?) de incorporar a su lírica elementos de procedencia popular (algo que podemos hallar también en su narrativa, recuérdese que en usa el término tubo en lugar de teléfono) para darle cierto toque coloquial que rompe con el culteranismo del soneto. La simbología fálica es tan obvia que me exime de comentarla, cada cuál o cada quien que saque sus propias conclusiones. Este poema es la letra para el segundo movimiento de su suite Contemplatio Mundi lo que explica la predominancia de lo visual. Con esto pretendo contribuir a la difusión de la poesía brindisiana. Quizás las editoras de Sígamos Enamoradas quieran incluirlo en alguna antología o bien reunirlas en un volumen de poesías, eso lo dejo a su criterio.


Che Obelisco


Te vi una tarde lejana de mi perdida infancia
Cuál visión sublime, inesperada y sorpresiva,
Era verano, a una hora calurosa y opresiva
Cuando alzaste tu mastil duro y erguido
Ante mis ojos de monje de casta observancia
Y vibró mi ser, tañida cuerda de un rasguido.


Che Obelisco, turgente plátano de blanco cemento,
Cada vez que te miro, arrancas un lánguido suspiro
A mi corazón, tanto me entras a los ojos, no respiro
Pendiente de tu sombra que se alarga como un lamento
O una queja dolorosa apenas oída en un baño de Retiro.

Te elevas hasta el cielo, majestuoso, che obelisco
Y de tanto verte, me vienen ganas de que seas banana
Para tragarte entero, comerte de un solo mordisco.

No agradezcan mis contribuciones, lo mío es pura vocación de divulgador cultural.

Juan el Puto dijo...

brindisi, sos reputo!!!!!!!!sos igual al chongo que me cogí anoche, pero con vos lo hago gratis

El Peludo Envidioso se disculpa con Brindisi dijo...

Bueno, lo que empezó como una gastada al amigo Brindisi se derivó en una agresión explícita de alguien que no comprendió que se trataba de una broma pesada. Pero pesada no significa grosera o agresiva. Dar a entender, aludir, no es lo mismo que afirmar. Es solo un juego. Se insinuaba, mediante imágenes que aluden a esta posibilidad, que Brindisi fuera homosexual. Tal posibilidad no me consta, no lo sé. Creo que no lo es, pero, si lo fuera, ¿dónde está el delito? La homosexualidad (como la heterosexualidad o la sexualidad misma) puede tomarse a broma o chiste, pero sin que esa broma descienda al agravio personal ni a la discriminación de las personas. Este último comentarista, lamentablemente, no entendió que uno no buscaba agraviar a Brindisi al pretender que era autor de poemas pésimos que él nunca escribió. Menos aun menoscabar su honra. Pensé que nadie iba a tomarlo en serio o que no iba a pasarse de la raya.

El autor de tales bodrios es obviamente quien se lo adjudica a Brindisi (aclaro para aquellos que no se hayan dado cuenta). Quién conozca la narrativa de Brindisi, excelente por otra parte, sabe de sobra que no ha escrito poesía (mucho menos chabacana como quisimos hacerla aparecer). Se trataba de una broma, nada más, en modo alguno hemos querido menoscabar la honra del escritor ni poner en tela de juicio su hombría que está fuera de toda discusión. Lamento mucho, y me disculpo por haber sido el autor de una broma que ha sido causa de un efecto no querido, que alguien haya hecho un comentario tan fuera de lugar sobre Brindisi. El escritor no merece un agravio semejante. A las editoras de Sigamos Enamoradas pido que se borren estos comentarios del Peludo Envidioso y subsiguientes, no lo entenderé como censura ni como autocensura, tan solo como una profilaxis que preserve el buen gusto.

Perdón Brindisi, era broma, creo que la entendiste, pero hay quienes no, y eso es de lamentar, por lo menos, yo lo lamento mucho.

Brindisi es un escritor de talento y puede esperarse aun mucho más de él, por su juventud y su creatividad. Felices fiestas, gente, me voy como vine, solo estaba de paso