viernes, abril 20, 2007

Richard Meier

Sentados en Unicenter frente a la vidriera de Bowen, elegimos esta casa de Richard Meier. Vamos a cambiar el cuadro de las flores por uno de Rothko.
El viernes llovía, igual que hoy, que también es viernes.
Al fondo se ve el jardín.
Lo que hay en el fondo de nosotros también es verde, creo.
Y el atado de sus cigarrillos, lo mismo.
Con ellos me inició en el vicio. No de fumar, eso nunca. De estar con él. Lo que es mucho peor.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

oh, mi chiquita, no penes, si tienes un rothko nada puede ser tan malo, puedes mantenernos al menos por veinte años a todos.
te quiero.

K. dijo...

Mmmm...q sobre el verde florezca entonces, y será aquí o en M. o en otra lluvia.

Roma dijo...

Pero que esta noche no llueva que quiero encontrarme con vos.

la que salta dijo...

si, que no llueva porque nos encontramos todas, o si, que llueva y hacemos como que no.

testigo en Ferdo dijo...

¿La que salta o la de Salta?
A esa última la conozco.. es rubia, estaba como loca.

la q salta? dijo...

No, nada que ver con la provincia. salta de saltar, q salta, q contesta, q salta con algo q nada q ver, o q si, o que creen que salta. salta con minúscula, pero no salta.

la que fue a Fedro dijo...

Sí, y yo quise decir FEDRO, pero me salió mal.
La que salta, que salte.
La que jujuy, que jujuye.

Rick Hunter dijo...

felicitaciones por la casa, muy buen diseño...!
coincidencia o no, yo vivo cerquisima a la casa de Christian Meier, a propo en quince dias inauguro mi casita propia...

Caminante dijo...

Muy linda imagen, me gusta mucho ese juego de luces y sombras. Me recuerda una foto de Arequipa que tome en un monasterio, creo que harían un lindo contraste

http://www.flickr.com/
photos/88287577@N00/393670254/

A todo esto, mi casa esta dibujada en la cima de la montaña. En el dormitorio tengo un ventanal circular y permite por un lado ver una lago tan dulce como el Nahuel Huaipi y por el otro, un mar tan infinito como el Pacifico.

Un abrazo y saludos en esta tranquila tarde de franco.

Gus Nielsen dijo...

¿No penes?